En Cristo

Iglesia Restauracion

 

Vivimos O Morimos Para Cristo

El apóstol Pablo en el capitulo 14 de romanos dice que: Si vivimos, para el Señor vivimos, y si morimos, para el Señor morimos, porque Cristo para esto murió y resucitó, para ser Señor tanto de los muertos como de los que viven.

Son palabras que podemos leerlas sin poner mucha atención a su significado, pero yo creo firmemente que aplicar eso a nuestras vidas, tiene muchísima mas importancia que cualquier don o talento que tengamos. Es mas, eso es lo que realmente nos define como cristianos.

Para que entiendas lo que digo, ponte en los zapatos de la historia de este misionero que te contare:

Hace ya bastante tiempo, misionero y hombre de familia, tubo que elegir entre Dios o sus seres más queridos.

Eran creyentes en un país, donde el nombre de Jesús era blasfemia para sus habitantes. El padre de familia era predicador y no temía a los hombres, sino a Dios; por eso insistía en predicar de la salvación por medio de Jesús, aun a costa de su vida.

Muchas veces le pegaron y lo metieron en la cárcel, pero a el le fortalecía el sufrimiento por causa del nombre que es sobre todo nombre: "Jesús de Nazareth".

Una de tantas, se reunieron los gobernantes de aquella ciudad y dijeron; veamos que fe tiene este hombre en su Dios. Cogieron al predicador y su familia: su hijo, su hija y esposa y los metieron en un agujero que habían abierto en la tierra.

La gente de esa ciudad gritaban: "Muerte al predicador".

Los gobernantes le daban a elegir y le decían: O niegas a ese tal Jesús o te enterramos vivo a ti y tu familia.

Después de algunos minutos de gran silencio, se escucha la voz de la más pequeña de la familia: "Papa, papa Dios nos esta esperando".

El varón de Dios, rechazando la petición del pueblo, les predico por ultima vez.

Los enterraron vivos sin escuchar grito alguno. A los pocos años; cientos de personas que gritaron "muerte al predicador", se convirtieron a ese Jesús que ellos rechazaban con gran furia.

Este predicador y su familia no tuvieron temor de los que amenazaban con quitarles esta vida física, mas bien tuvieron temor de Dios que da la vida eterna.

Esto me recuerda el siguiente versículo:

Mateo 10:28 Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.

Escrito está, lo que el hombre sembrare eso recogerá. Ese hombre de Dios sembró algo más que una semilla, sembró su propia vida y la de los suyos, y recogió cientos de hermanos para toda la eternidad. Dios bendiga a hombres y mujeres como este predicador.

Me entiende hoy por que dije que vivir de acuerdo a este versículo, vale muchísimo mas que cualquier talento o don que tu tengas?

Romanos 14:8 Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos.

 

Que Dios te bendiga

Amen

 

1. Premios 2010

2. Niños Thanksgiving 2012

3. Niños Thanksgiving 2013

Blog de Meditaciones y Enseñanzas

Memorias IREC